jueves, 2 de marzo de 2017

La zanahoria

CeliaKitos, ya que ayer os enseñé la receta del "Bizcocho de zanahoria y nueces", me ha parecido buena idea contaros algunas de las propiedades que tiene esta hortaliza. La zanahoria es una raíz muy común, barata y con increíbles virtudes medicinales. Su consumo es muy versátil ya que la podemos comer cruda, cocida, en zumo o smoothie.

Más allá de su riqueza en betacaroteno, que la confieren propiedades antitumorales,  la zanahoria también provee dosis destacables de minerales como calcio, hierro, potasio, fósforo y otras vitaminas, como las B, C,D, E y ácido fólico. Dentro de sus valores nutricionales, destaca que una zanahoria mediana tiene 25 calorías, 6 gramos de carbohidratos y 2 gramos de fibra.

Siempre pensamos que cuando necesitábamos mejorar los niveles de hierro la espinaca era el alimento indicado pero el contenido de hierro orgánico presente en esta raíz es fácilmente asimilable por el organismo y resulta aún mayor que el de las populares espinacas,  por lo que es un excelente remedio contra la anemia. Consumir regularmente zanahorias aumenta el número de glóbulos rojos y la cifra de hemoglobina en la sangre, considerada, esta última, como una importante reguladora del equilibrio ácido del organismo.

Otra de sus virtudes es su efecto hemostático. Qué significa esto, que contribuye a cicatrizar las úlceras gástricas e intestinales haciendo más densa la fibra muscular. Por sus múltiples propiedades se puede realizar una vez al año una cura depurativa a base de zanahorias, en cualquiera de sus preparaciones. Eso sí, es importante que tan sólo se aderecen con zumo de limón o aceite de oliva para que el efecto sea el adecuado. Al tratarse de un remedio natural antiparásito, gracias a su alto contenido en fibra, ayuda a depurar el intestino de toxinas y residuos que puedan perjudicar la salud.
Se aconseja el consumo de zanahoria en personas con enfermedades oculares como la xeroftalmía (sequedad y retracción de la conjuntiva, con opacidad de la córnea), la fotofobia (aversión a la luz) y la hemeralopía (ceguera nocturna), debido a la riqueza de vitamina A que presenta esta hortaliza.
Por su alto contenido en caroteno, la zanahoria no sólo protege contra el cáncer, también protege las arterias, el sistema inmunológico y combate las infecciones. Para que el cuerpo absorba mejor el caroteno, es recomendable comer las zanahorias cocinadas en lugar de crudas. Entre tanto beneficio, cabe destacar además que la zanahoria bloquea la absorción del colesterol y ayudan a depurar la sangre. 

Mirad todo los beneficios que tiene el zumo de zanahoria, vaya rendimiento que le podéis sacar a vuestras licuadoras. Ya os hablaré más adelante de lo fácil que puede resultar consumir frutas y verduras ya que estoy preparando varios post sobre los smoothies que creo os gustarán .